OPINION PUBLICA

viernes, enero 14, 2005

Primera Parte del Estudio realizado sobre "Los Periodistas y la Opinión Pública"

I. INTRODUCCIÓN

La idea de este trabajo surgió a principios del año 2003 y consistía en encuestar a los comunicadores más representativos de San Juan y consultarles sobre temas inherentes a la opinión pública. Nuestro deseo era recibir sus conocimientos sobre qué es la opinión pública, cómo se forma, con qué se la asocia y cuál es el papel de los medios en su formación. Para ello armamos un cuestionario de 17 preguntas que incluía datos personales del entrevistado, del medio para el que trabajaba, qué cargo desempeñaba, qué dedicación horaria le daba a la profesión, qué antigüedad tenía tanto en la profesión como en el medio, si disponía de uno o más ingresos vinculados a la profesión periodística. Cabe aclarar que la pregunta sobre los estudios cursados y título obtenido decidimos no ubicarla junto con las demás y fueron colocadas al final de todo el formulario para permitir un mayor grado de comodidad y distensión de nuestro interlocutor al momento de responderla, ya que presumíamos que la mayoría de ellos no tenían ninguna capacitación académica y por ende no tenían un título de grado, ni de pregrado.Asimismo, el primer interrogante consistió en saber cuáles eran los problemas que más le preocupaban a la opinión pública de San Juan, ésta hizo las veces de introducción a nuestro objeto de estudio, que eran los interrogantes sobre opinión pública antes mencionadas, luego de las cuales le seguían una serie de preguntas vinculadas a las encuestas, su influencia, y su confiabilidad.Una vez recogidos los resultados, la investigación se oriento a analizar e interpretar los datos.

II. ANÁLISIS Y RECOLECCIÓN DE DATOS

La investigación sobre la opinión publica, su formación, con qué se la asocia y el papel de los medios frente al fenómeno, consistió en un estudio realizado en cuatro etapas. En la primera labor, realizamos la observación del universo medial y la determinación del tamaño de la muestra que abarcó a 54 comunicadores tales como periodistas, locutores, conductores y /o movileros de radios AM y FM; redactores, jefes de sección, y editores de diarios, semanarios y agencias de noticias; a presentadores y animadores de canales de televisión de aire; a los trabajadores de los diarios digitales; y a docentes y autoridades del departamento Ciencias de la Comunicación de la FACSO - UNSJ. Cabe aclarar que la elección de medios, como la de los trabajadores de cada uno de ellos, la hicimos teniendo en cuenta la representatividad que cada uno tiene para el medio en el que trabaja y para el oyente, televidente y lector. La segunda etapa residió en la elaboración de un cuestionario que integró preguntas abiertas y otras de múltiples alternativas, producto de una tarea minuciosa con arduo debate. La fase siguiente, de trabajo de campo, lo llevamos a cabo en el período comprendido entre el 5 de junio y 5 de julio de 2003, en el que interrogamos a los encuestados. Y el último paso estuvo dedicado al procesamiento de la información, centrándonos en cuatro preguntas relacionadas con la opinión pública: ¿Qué entiende por opinión pública?, ¿Cómo se forma?, ¿Con qué asocia la opinión pública?, ¿Cuál es el papel que juegan los medios de comunicación en la formación de la opinión pública?

SOBRE LOS MEDIOS...
Los diarios y semanarios alcanzados por la investigación son: Diario de Cuyo, El Nuevo Diario, El Viñatero y la Séptima. En tanto que los canales de televisión elegidos son las tres señales de aire de San Juan, esto es: Canal 8 TV San Juan, Canal 5 Telesol y Canal 4 JTV. Para el caso de las emisoras radiales la indagación intentó cubrir todas las radios de amplitud modulada y una buena cantidad de frecuencias moduladas, las AM son: LV1 Radio Colon, LV5 Radio Sarmiento, LRA 23 Radio Nacional San Juan y AM Las 40; en la elección de las FM se seleccionó a: Universidad, Light, Del Sur, La Red, Gen, Amanecer, Trinidad, Armonía, La Voz, Milenium, San Martín, Fantástica Argentina, y Nueva Santa Lucia. Cada uno de estos medios masivos de comunicación se encuentran en el Gran San Juan que incluye a los departamentos de Capital, Rawson, Santa Lucia, Chimbas y Rivadavia. Y sólo con las excepciones de la agencia de noticias TELAM y las radios Universidad y Nacional, el resto de las fuentes consultadas son de carácter privado.

III. Y USTED QUE SABE...

Los encuestados a la hora de definir qué es la opinión pública dan diversas versiones. Una gran parte de ellos entienden que es lo que piensa la gente, dejando de lado el debate público de un asunto y sin especificar si es un pensamiento o una expresión, pues la diferencia sustancial es que el primero alude a una opinión personal no manifestada, en tanto que la segunda es aquel pensamiento que se expresa en público. Otros, en menor medida, conjeturan que es lo que la gente habla, pero ¿qué habla?, ¿sobre todos los temas?, ¿sobre uno en profundidad?, ¿sobre lo que es de interés común?, ¿sobre lo que le interesa a cada uno?, ¿sobre lo que le preocupa a un grupo determinado? Además, hay quienes suponen que se trata de una cuestión de cantidad aduciendo que es la mayoría de la gente, la suma de opiniones o en última instancia todo lo relativo al ciudadano. Hasta aquí, las definiciones se inclinan hacia una visión reduccionista de la opinión pública: la gente.Distintas interpretaciones reducen el concepto a lo que el periodismo expresa, pasando desde una visión, de la gente a los medios, incluso suponen que la opinión es todo lo que puede ser manipulado, respuesta demasiado inconclusa que plantea numerosos interrogantes acerca de quienes son esos manipuladores... ¿son los medios?, ¿los líderes de opinión?, ¿los periodistas?, o ¿la propia gente?Por su parte, algunos arriesgan que la opinión pública no existe, aunque seguramente más de una vez se valieron de esta expresión en su trabajo. Muy por el contrario, otros dicen que se trata de un tema determinado (sobre el gobierno fundamentalmente) aunque sin especificar quien determina el tema. Finalmente, un muy escaso índice hace referencia a la importancia de la libertad de idea y opinión y expresa que es lo que está en tiempos democráticos.
(Gráfico Nº1)
Las respuestas vertidas por los periodistas se podrían enmarcar dentro de los criterios propuestos por Rivadeneira Prada (1976) quien considera que la opinión (no la opinión pública) tiene distintas manifestaciones:- según la importancia numérica de los opinantes en la sociedad puede ser “opinión minoritaria” u “opinión mayoritaria”. En este punto se incluyen las respuestas “mayoría de la gente”y “suma de opiniones”- según el origen se destaca opinión “espontánea” o “provocada”. Es “lo que puede ser manipulado” según algunos comunicadores.- “primaria” que emerge en el nivel de grupos pequeños naturales. Muchos periodistas contestaron que es “el resultado de la influencia de los líderes de opinión”.- “secundaria” en el nivel de comunicaciones de masas. Dentro de esta categoría se ubican las respuestas que determinan a la opinión pública como sólo “lo que el periodismo expresa”.- opinión “declarada”. Aquellas respuestas que consideran que es “lo que la gente habla”, la que es manifestada, según dijimos antes.- opinión “latente”. Punto que encierra a “lo que piensa la gente”, es el pensamiento no expresado.- “clara” o “confusa”. Dentro de este margen entran aquellos que consideran que la opinión pública “no existe” y denotan una falta de claridad en los conceptos.- El objeto o campo de opinión con los que se manejan casi todos los encuestados, entendemos que son fundamentalmente políticas.

III.2. FORMACIÓN DE LA OPINIÓN PÚBLICA

Al momento de dar a conocer el modo en que la opinión pública se forma, la población periodística alcanzada por la investigación da a los medios de comunicación el papel fundamental de ser los formadores del fenómeno. A la luz de los resultados obtenidos, la mitad de las respuestas indican que los trabajadores de prensa entienden que la “vedette” del suceso son los medios para los que muchos de ellos trabajan; de éste modo el 50% cree que el medio es el emisor de la opinión y le deja al público la pasiva tarea de asimilar lo que se le transmite. Otros datos recogidos, dan al conocimiento de la realidad que la gente tiene la tarea de formar la opinión pública, sin mencionarlo de manera directa y conociendo la innegable omnipotencia que los periodistas creen que los medios tienen, este conocimiento de la realidad vendría ligado a la exposición del público a las informaciones transmitidas masivamente por lo que el papel del espectador sigue siendo puramente receptivo. Las instituciones son otras protagonistas que hacen a la formación de nuestro objeto de estudio a entender de los encuestados, qué tipo de instituciones y de qué modo contribuyen es lo que les resta por precisar. Algunas aproximaciones interesantes dan a los individuos un papel más protagónico o por lo menos más activo en lo que hace al tema e indican que: los más ilustrados en un grupo o comunidad, pueden llevar la voz cantante y ser quienes orienten el pensamiento del resto, sin olvidar que los medios también podrían hacerlo, así se refieren a los líderes de opinión como los formadores. En la misma sintonía se expresan quienes opinan que la comunicación interpersonal tiene que ver con la constitución de la opinión, al permitir la recíproca influencia de los que se exponen al intercambio informativo cara a cara. También, las propias necesidades de la gente, que pueden ser comunes en importante cantidad de personas, pueden darle forma. Finalmente, hay quienes piensan que el verdadero polo formador es el gobierno, con su actividad y política, termina por ser el que origina la constitución de la opinión pública.
(Gráfico 2)
Además, y de la misma manera que reflejamos antes, cuando nos referimos al concepto de opinión pública se puede observar la disparidad de visiones respecto de su formación, ya que la mayoría la centra en los medios de comunicación y otros pretenden que es en el seno de la sociedad donde se revela su constitución.A contramano de las ideas dadas por los que creen formar la opinión pública, nosotros pensamos que la formación del fenómeno pasa muy lejos de los medios de comunicación, y que tal suceso está mucho más cerca de constituirse en el seno de cada grupo en el que se intercambian ideas que en el flujo mismo de la transmisión masiva de los medios. El mismo Rivadeneira Prada entiende que los intercambios comunicativos cara a cara son los más influyentes a la hora de formarla.

III.3. ¿SE ASOCIAN?

El término Opinión Pública puede suscitar numerosas concepciones, pero también distintos elementos u actores asociados a él. La sociedad, es para muchos el ítem central con la que se la vincula y hablar de una implica hablar de la otra. Más de un 50 % de los personajes más representativos de los medios se inclinan por esta unidad, ahora bien, ¿que características tiene que tener esta sociedad?, ¿es lo mismo la sociedad durante una dictadura que durante la democracia? No, la opinión pública nace y se desarrolla con las libertades individuales y muy especialmente con la libertad de expresión dentro de una sociedad democrática, cuando el ciudadano goza de todos sus derechos; es por esto que no se puede unir la misma a este término sin especificar de qué tipo de sociedad se refiere. Por otro lado, los periodistas, como actores principales de las encuestas, no podían dejar de considerarse en estrecha vinculación con este fenómeno y visualizan a los medios de comunicación como eje principal de asociación llegando muchos a creer que son ellos mismos la opinión pública, cuando en realidad son informadores y uno de los tantos formadores de ella. Por otro lado y en proporciones menores, hay algunos que la asocian con los políticos y las encuestas. Aquí vale aclarar que estas últimas son formas de medirla y no son la misma opinión pública. Por último, tanto el Estado como los hechos y datos son dispositivos que unos pocos comunicadores no dejaron de nombrar.Ahora bien, hubo sólo una persona entre 50 que nombró la libertad de expresión como elemento asociativo, lo que denota que muchos prefirieron guiarse por el sentido común más que por la razón para contestar esta pregunta. Pero hubo alguien que ante la encuesta se creyó superior a todos y prefirió ironizar sobre este tema reduciendo la opinión pública a meros zombis o robots, pero como este trabajo plantea respuestas seria, esa se prefirió dejar de lado.
(Gráfico 3)
En conclusión, sus aproximaciones no son del todo erróneas ya que tanto los factores políticos como las instituciones y los medios de comunicación son elementos constitutivos de la opinión pública, según Rivadeneira Prada, pero no se la puede dejar de vincular con la comunicación personal y recíproca y mucho menos con los principios de la democracia, vectores de la misma.

III.4. PAPEL PAPEL...

Los encuestados más representativos de los distintos medios de comunicación de la provincia respondieron a la pregunta ¿Qué papel cumplen los medios de comunicación en la formación de la opinión pública? con calificativos de fuerte contenido. Más de la mitad de ellos consideran que el papel de los medios de comunicación es fundamental e importante, pero mantienen la “hipótesis” de que puede ser para formar o deformar. Otros tantos, y en una marcada diferencia menor al grupo anterior, suponen que el papel de los medios de comunicación es el de ser conducto y formador de la misma. Estos respondientes parecen tener pleno conocimiento de lo que dicen, a entender de ellos, los medios manejan, dirigen y/o informan a “la sociedad” de lo que ésta ignora para que sepa formarse. Por su parte, una porción más chica considera que el rol de los medios es relativo y que depende de la situación y el grado de vulnerabilidad por el que pasen los ciudadanos. En la misma medida otros afirman que lo que sólo hacen es dar a conocer los hechos que acontecen al público e informar las diferentes opiniones recabadas, llegando a asemejarse a un simple canal. Por último hay quienes consideraron que el papel de los medios es el de manipular e influir, entendiendo por estos, el ejercer una acción, fuerza o predominio de algo, principalmente moral.
(Gráfico Nº4)
Los medios de comunicación, para Rivadeneira Prada, actúan como emisores que sirven información, la cual es recogida por cada grupo y que luego se transforma en opinión pública; al salir del sistema esta opinión se manifiesta como un poder o una presión social que toma una dirección determinada.

III.5. MEDIOS. CUANTOS GRADOS...

Al momento de calificar el grado de influencia de los medios de comunicación, 24 encuestados (48%) admiten que los medios de comunicación tienen un alto grado de influencia sobre la opinión pública, en tanto que otros 9 (18%) profesan que los medios tienen definitivamente total influencia; por su parte, 5 (10%) aprecian como muy alto el grado de influencia de los medios; 3 (6%) consideran a los medios como medio alto su grado de influencia; no obstante, 6 (12%) piensa que es medio el grado de los medios, uno califica como medio bajo (2%) y dos más estiman que el grado de influencia de los medios es bajo (4%). A modo general, los encuestados entienden que los medios de comunicación poseen un alto grado de influencia sobre la opinión pública. Este resultado parece justificar que el papel de los medios de comunicación sea el de conductor, orientador, manipulador, influyente, importante y fundamental, según las propias palabras de los profesionales que contestaron.

lunes, octubre 25, 2004

Estudio sobre los conocimientos que poseen los periodistas de San Juan Argentina sobre la Opinión Pública

Proximamente pondremos a disposición de todos ustedes los resultados de un trabajo de investigación realizado sobre los periodistas más representativos de la provincia de San Juan, en la república Argentina, que evalúa los conocimientos que poseen estos mal llamados formadores de opinión sobre sus formados.
Esperamos que una vez publicado les pueda ser útil...

viernes, junio 11, 2004

A lo largo de la historia muchos pensadores, filósofos, intelectuales han intentado definir el concepto de opinión pública. El resultado de tales pretensiones demuestra la gran cantidad de concepciones que este término ha suscitado. Por ello, es también difícil para cualquier investigador, que se lance a la aventura de indagar sobre el origen y evolución de la opinión pública, llegar a una conclusión precisa de lo que este término pueda significar.

Distintas concepciones de opinión pública para algunos autores

HOBBES: La opinión pública surge de la relación (política) hombre-Estado y del interés colectivo por las cuestiones de orden común. Es el interés de un grupo de hombres en torno a los asuntos del Estado, con la pretensión de que sus criterios influyan o causen impacto en las decisiones de los gobernantes. La representación democrática del pueblo le parece a Hobbes una idea absurda y trata de demostrar que la justicia y el orden nacen de la existencia de un poder superior, y la soberanía repartida entre todos los individuos por igual sólo puede producir el caos y el fin de toda civilización.

ROUSSEAU: Como Platón, despreciaba la opinión y la identificaba con los prejuicios sociales. Rousseau aconseja a quienes dictan las leyes que conozcan el arte de dirigir las opiniones de los hombres, la opinión pública. El gobernante debe saber cómo dirigir esas opiniones, es decir, debe conocer las formas en que se manifiestan y luego encauzarlas hacia los fines políticos que persigue el gobierno. Para desarrollar su misión, los gobernantes tendrían que atender al proceso comunicativo completo en el que asume primerísima línea el feedback.

HABERMAS: opinión pública significa cosas distintas según se contemple como una instancia crítica con relación a la notoriedad normativa pública, representativa o manipulada, de personas e instituciones, de bienes de consumo y de programas. Es el resultado de un diálogo racional y plural, pieza clave de una política deliberativa, alternativa para superar los déficit democráticos de las políticas contemporáneas.

Estas son algunas definiciones que grandes pensadores han expresado sobre la opinión pública. Y usted ¿qué entiende sobre este tema?